La Activación Conductual para depresión es un procedimiento que cuenta con más de 30 años de desarrollo, pero que en los últimos años ha vuelto a cobrar interés. Se basa en una premisa simple: sin importar cómo se genere la depresión, una de sus características principales es el comportamiento pasivo y evitativo, que lleva a que el estado de ánimo empeore (y a menudo añade culpa a la tristeza ya existente), por lo cual el tratamiento podría dirigirse a “activar” a la persona, es decir, animarla a realizar actividades que le resulten placenteras, importantes, o que le brinden una sensación de dominio.

Artículo: Activación Conductual (PDF, 79Kb)

10